(Washington, DC) – Congresista Ileana Ros-Lehtinen (R-FL), Presidente del Subcomité del Medio Oriente y África del Norte, y el Congresista Albio Sires (D-NJ), Miembro de Alto Rango del Subcomité del Hemisferio Occidental, hicieron las siguientes declaraciones después de que H.R. 5708- el Nicaraguan Investment Conditionality Act (NICA) de 2016 – fue aprobado unánimemente en la Cámara de Representantes.

Declaración de Ros-Lehtinen: “Daniel Ortega continua consolidando poder y pisoteando la autoridad de ley y la fundación democrática en Nicaragua que ha conducido a la instabilidad política y económica en el país. Este proyecto de ley está dirigido a Ortega para que él y su régimen tomen responsabilidad por la violación a los derechos humanos y a la manipulación del proceso electoral para su propia ganancia. En adición, el NICA ACT pide al Departamento de Estado que publique un reporte sobre como los oficiales del régimen nicaragüense en el Consejo Supremo Electoral, la Asamblea Nacional, o los sistemas judiciales están directamente involucrados en actos de corrupción pública y violación de derechos humanos. Al aprobar esta ley, la Cámara de Representantes está tomando acción para prevenir el acceso a fondos internacionales a Ortega hasta que reformas promoviendo la democracia, fortaleciendo la autoridad de ley, y respetando los derechos humanos sean implementadas, y hasta que Nicaragua tenga elecciones libres, justas y transparentes supervisadas por observadores electorales. Seguiremos apoyando a los ciudadanos de Nicaragua y asistiendo la sociedad civil con programas democráticos porque no podemos permitir que Ortega continúe en este camino peligroso sin ninguna repercusión seria.”

Declaración de Sires: “Estoy orgulloso de haber trabajado con mi buena amiga de la Florida, la Congresista Ros-Lehtinen para aprobar esta legislación necesaria. Los Estados Unidos debe mantenerse firme en frente de Ortega mientras este se esfuerce por sofocar el proceso democrático e intente crear una dinastía Ortega, nominando a su esposa como su compañera de fórmula. Ortega y sus cómplices equivocadamente piensan que Estados Unidos va ignorar sus acciones autocráticas y políticas corruptas  que lo han hecho uno de los hombres más ricos en el país, mientras los nicaragüenses luchan para sufragar sus necesidades cotidianas. Me mantengo firme a lado de los ciudadanos de Nicaragua hasta que sus voces se escuchen. Agradezco a mis colegas por su apoyo bipartidista y unánime para el NICA Act que urge a los Estados Unidos que detenga el acceso a instituciones financieras internacionales a Ortega, hasta que confronte  la corrupción y se celebren elecciones libres, justas, y transparentes en Nicaragua.”